¿Cómo se calcula el éxito de un artista hoy en día?

Si bien una vez el éxito de un cantante se midió por la cantidad de reproducciones que éste tenía en radio o la cantidad de discos que vendió; hoy en día, para hablar de lo mismo utilizamos diferentes términos. ¿Pero cuáles? A continuación analizaremos qué medida se utiliza para determinar quién es un artista exitoso y quién no lo es.

Internet y el giro de 360º que ha traído consigo

YouTube, SoundCloud, iTunes, Spotify y otras nuevas herramientas del siglo XXI que utilizamos a diario han dado un giro de 360º a la industria de la música. Y es que, si bien antes el éxito de un cantante estaba directamente relacionado con la cantidad de discos que vendía, el dinero recaudado en la venta de entradas de un concierto o la cantidad de reproducciones en radio; ahora se utilizan términos completamente diferentes.

Por ejemplo, ya no hablamos de la cantidad de discos vendidos por Jennifer López sino de cómo su nuevo sencillo “El Anillo” ya ha arrasado en la red gracias al éxito que su nuevo video ha obtenido al alcanzar más de 100 millones de reproducciones en Youtube. Pero no sólo importan las reproducciones sino su rapidez en el tiempo pues, cuanto antes éstas hayan sido realizadas, mayor éxito para el artista (tal cual observamos en Cibercuba, sitio web de noticias): “A menos de 24 horas de su estreno, ya superaba los 5 millones de reproducciones.”

Internet tiene la culpa de esto. Y es que antes del nacimiento de lo que marcó la revolución digital era realmente simple medir el éxito de una banda. Sin embargo, ahora el juego de hacer dinero en la música ha cambiado drásticamente tanto para artistas como para discográficas pues mientras los primeros deben aprender a conocer a sus fans, los segundas ya no obtienen un beneficio importante con la venta de álbumes sino que lo que funciona más es la compra online de singles, los servicios de streaming y los directos en forma de giras que abren la puerta al merchandising.

Pero no todo está en Internet

Firmar un contrato como artista residente también significa éxito hoy en día. Lo podemos comprobar en restaurantes, casinos, teatros, festivales, salas de cultura e incluso aeropuertos. Así, escenarios como Las Vegas se han acogido cada vez más esta opción para atraer más clientes y dar un valor añadido a su servicio. De este modo no sólo se atraen clientes que visitan el complejo para hacer uso del casino sino también para disfrutar de amenidades como escuchar su cantante favorito. Tanto es el éxito que los artistas residentes generan que, de acuerdo a la infografía elaborada por Betway Casino, algunos como Elvis Presley, Liberace y Prince han generado millones en su paso por los escenarios de ‘La Ciudad del Pecado’ mientras que otros como Celine Dion han superado los 200 millones de dólares en ganancias. Esta medida se aplica sobre todo para la música electrónica donde los DJ luchan por conseguir su puesto en los mejores clubs, siendo así la figura del DJ residente uno de los éxitos más importantes a conseguir en este estilo musical.

IMAGE SOURCE: pexels.com

Diversificación y mayor precisión

A la vez que la nueva técnica de medición del éxito se ha tornado más complicada o diversificada (pues ya no depende sólo de una fuente), también se ha vuelto más precisa pues gracias al nuevo paradigma podemos conocer detalles minuciosos como el país, región e incluso ciudad de aquellos fans que han escuchado una determinada canción así como que trayectoria siguieron en la red hasta encontrar el artista. También podremos conocer la cantidad de búsquedas que se realizan a diario sobre el artista en cuestión así como la forma en la que el interesado llegó a comprar el disco, es decir, podemos descubrir detalles tan interesantes como si el cliente primero escogió una suscripción gratuita y más tarde se animó a comprar el álbum o si directamente se decidió a realizar la transición, entre otras.

Pero ¿por qué es tan importante la precisión? La respuesta la tiene el marketing. Y es que estudiar la trayectoria del consumidor es de gran importancia para desarrollar una estrategia apropiada así como saber hacia dónde destinar los fondos dependiendo de la favorabilidad o no de los resultados.

De este modo, los juegos de adivinanza se acaban pues la banda o el artista musical tiene la ventaja de saber quiénes son sus fans, qué les caracteriza y lo que éstos quieren. Así, construir una relación directa con el fan se hace tan emocionante como resolutivo, sobre todo mediante herramientas preparadas para ello como Nimbit o FanBridge que permite a los artistas desarrollar una estrategia de email marketing, recolectar fondos, promover y vender música.

Dejar respuesta

cuatro × dos =