Dias en la Marina volumen 1 o cómo acampar a orillas del Mediterráneo durante dos días para pasarlo de locos. Hace casi un año ya de nuestro Día de Parque, y la verdad es que se echaba de menos un día con la familia repletito de contenido. Localización de lujo en plena Marina de Valencia y pistoletazo de salida el sábado tempranete para que el día no se nos quedara cortito. Días en la Marina empezó fuerte, familias enteras comenzando la jornada en clase de yoga, patinando en nuestra zona de skate (un aplauso para la peña de skateworld y el pedazo de espacio que montaron) o paseando por el market en busca de alguna joyita para la pareja. Ambiente de diez, y el sol que empezaba a calentar con el compás de los primeros temitas.

Los chicos de Vitamin Collective abordaron nuestra adorada Desmontable y secuestraron la pista a base de soul, funk y disco. Buenas artes y buenas maletas las de estos chavales que sin duda repetirán con nosotros en un futuro cercano. Las horas volaban y el recinto estaba ya a pleno rendimiento, theBasement Soundsystem poniendo la banda sonora y la parroquia entre bailes y piscolabis pillando morenito y gozándosela modo experto.

Hay algo mágico en estas jornadas diurnas, al final acabas confraternizando con toda la gente, conociendo muchas caras nuevas y generando más y más expectación para la sesión de noche. Soulskim destapaba el tarro de la esencias y The Happy Man – viejo amigo de la casa- regalaba una selección musical 5 estrellas mientras todo el personal se iba agolpando en la pole position delante de la cabina.

Atardecer en marcha, caras de felicidad y el turno para que nuestro invitado principal Francis Inferno Orchestra ponga la Marina patas arriba. Desde las antípodas con la melena al viento y con ganas de guerra, FIO conectó perfectamente con la gente y hizo con nosotros los que quiso. Abanico amplio de estilos los del australiano que aún les dio el pase de la muerte a pesos pesados de nuestra escena como Alber Hi y Dario Mendez.

Cuentan las malas lenguas que lo de la post party en La3 no tuvo nombre, pero eso es otro cantar y los que nos dejamos caer por allí nos lo llevaremos a la tumba… eso sí ES PEC TA CU LAR.

La cosa no acaba aquí y Días de la Marina abría sus puertas de nuevo el domingo para poder disfrutar en familia una nueva jornada. Resaquita del día anterior y muchas actividades para grandes y pequeños. Mención especial para la animalá de sesión que nos regaló Sueezo en la Desmontable, cuatro horas de viaje musical que fueron de lo mejorcito del fin de semana. Días de la Marina se estrenó por la puerta grande y nosotros una vez más acabamos reventados pero con la sonrisa de oreja a oreja, ahora a pillar fuerzas y a planificar la próxima!!

 

 

Dejar respuesta

Nueve + Ocho =