Las fallas se van al Burning Man de la mano de los colectivos Pink Intruder y Radiante.

Bien sabéis que en theBasement somos muy de promocionar lo nuestro y de ensalzar a Valencia y todo lo que con nuestra amada terreta tenga que ver.  Dicho esto nos parece de mención que por primera vez una falla participará de uno de los mayores festivales de arte del mundo: el Burning Man.

En colaboración con el Ayuntamiento de Valencia, el gremio de artistas falleros y el propio evento americano, que ha becado el proyecto, la obra partirá hacia las américas para dejar con la boca abierta a todos los asistentes y dejar constancia del savoir-faire de la terreta. Estas pasadas semanas los centenares de piezas que conforman el gigante creado por el colectivo Pink Intruder han tomado rumbo con dirección Nevada, contenedores cargados mucho curro para llevar a cabo un sueño que todavía tiene su final por llegar.

falla1

Con el monumento dando sus primeros pasos a Estados Unidos, sus creadores esperan reunir 12.500 euros a través de la plataforma Kickstarter para traerla de vuelta y que arda en su lugar de origen (y como pedir es gratis, que arda con una banda sonora a la altura del monumento y del festival no?).

El arquitecto Miguel Arráiz y el artista fallero David Moreno forman el colectivo Pink Intruder y son los responsables del diseño de la obra. Su experiencia en el desierto de Nevada en verano de 2015 abrió el camino a una colaboración que ahora se confirman con la plantà de la primera falla al otro lado del charco (¡che que bonic!). El origen del proyecto se encuentra en Ekklesía, la falla que creó el dúo Arraiz-Moreno para Nou Campanar y de la que han recuperado algunos elementos para esta nueva aventura.

falla 4

Con el título Renaixement (renaissance), y en linea con el lema de la nueva edición del BM, Miguel y David han creado una falla que juega con tintes contemporáneos aunque se nutre de algunos de los elementos más característicos de la historia valenciana. Otro dato curioso referente a la inspiración que hay detrás de la obra es que la propia pieza es un homenaje a la Lonja, único inmueble del cap i casal declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La construcción, un pabellón de tubo de cartón con una piel exterior con diseños basados en las ventanas de la Lonja, está calculada para soportar vientos de 160 km/hora y para que los visitantes la puedan escalar (si algo sabemos en Valencia es que lo peor que te puede pasar en el mes de Marzo es que se te caiga la falla). El interior contará, además, con piezas de ninot realizadas en cartón sin tratamiento decorativo a partir de moldes antiguos facilitados por el gremio de artistas falleros.

MG_8246-2_NoticiaAmpliada

Pero si bien el elemento físico será importante, también lo será espectáculo lumínico, que dará vida a ‘Renaixement’ cuando caiga el sol en un festival que, a diferencia de Valencia, no se da en un entorno urbano y por lo tanto no cuenta con más iluminación que la propia de las piezas. En este caso será la empresa valenciana Radiante, antes Ledsvisuals, la encargada de dar movimiento a un cubo gigante que se convertirá casi en un templo de luz. En theBasement además de ser admiradores de su trabajo hemos tenido el placer de trabajar con ellos en algunos de nuestros eventos, por lo que no tenemos duda alguna de que van a partirlo… AMUNT chicos!

Dejar respuesta

catorce − cuatro =