theBasement – Creepy as fuck party * Vol. 2

Que felices nos las prometíamos organizando lo que iba a ser nuestra segunda CREEPY AS F*CK PARTY; volvíamos a una localización que conocíamos y llegábamos con refuerzos para dejar el listón muy alto con una nueva producción que rompía con lo habitual. No nombraremos a nadie, ni buscaremos excusas, ni pediremos perdón… lo dimos todo en un montaje cargado de trabajo e ilusión pero como en toda película de aventuras la trama dio un giro inesperado y nos quedábamos a menos de 24 horas del evento sentados en la calle encima de un puñado de cajas.

14716363_1253108448092495_9099398059274582817_nNo vamos a mentir diciendo que no nos vinimos abajo, e incluso hemos de admitir que alguna lagrimeta se vio por ahí (muestra de lo implicados que estamos en nuestros proyectos). No obstante este colectivo se debe y se desvive por los buenos momentos, se caracteriza por ser un grupo de auténticos disfrutones, y desde luego sabe como sacarle jugo a 24 horas. Iphones echando chispas, (siempre fuimos muy de apple), lista de contactos a fuego y todo el personal activo en busca de nueva location. El equipo de producción desmontando sin saber donde nos vamos (pero con la certeza de que el pitote no lo para nadie) y 4 horas más tarde ya nos encontrábamos de camino a lo que sería nuestro nuevo escenario.

Creepy as fuck party!
Toda la crew se trasladaba a una de las salas más emblemáticas de la comunidad, nos instalábamos en la antigua Spook, sala que como buena casa encantada ha vivido más historias que el mismísimo diablo. Una noche sin dormir, agujetas similares a una buena sesión de crossfit pero a media mañana habíamos transformado la sala a nuestro antojo, dejándolo todo ready para la llegada del personal.

Llegaba la tarde y durante los primeros compases de la velada la mayoría de los asistentes se concentraban en la terraza exterior, Tanatorio Asap tomaba los mandos del warm up y la parroquia disfrutaba de la oferta gastronómica (esas pizzas mágicas de La Rodante) al mismo tiempo que empezaban a volar los primeros combinados.

La gente continuaba llegando, y la cuidada selección de talento local le prendía fuego a ambas pistas, todo inmerso en una producción 5 estrellas, y con el aliciente de ver a todos los asistentes con sus disfraces pituqueando a sus anchas. El hombre lobo se merece mención especial por su caracterización.

Creepy as fuck party!
Llegó el momento de extender la alfombra roja a nuestros invitados Brian Ring y Bawrut, los cuales tomaron los mandos de la cabina y desataron la caja de los truenos. A base de perlitas elevaron la temperatura de la sala de abajo hasta punto de fusión mientras que theBasement Soundsystem seguían deleitando al público de la terraza con sus buenas artes. Bien de groove con las selecciones de Whatever, Toni Copas y Aapaes.

El tiempo voló como siempre que uno se lo está pasando pipa, nosotros contentos por haber levantado una noche que se nos puso muy en contra, y no nos queda nada más que deciros GRACIAS; gracias por vuestro apoyo, gracias a todos los que nos ayudasteis en esos momentos de crisis, y sobre todo gracias por estar ahí siempre ayudándonos a levantar este humilde colectivo que es theBasement.

Os dejamos con el video del maestro Quique Rico y su equipo Salitre Films!

Dejar respuesta

cuatro + 5 =