10 excusas para seguir bailando.

Estamos estudiando el baile y sus propiedad muy de cerca y estas son más de las conclusiones que hemos ido sacando de nuestra investigación.

Para empezar, bailar es un arte, utilizamos el movimiento del cuerpo usualmente con música como una forma de expresión, de interacción social, con fines de pasárnoslo teta pero también cones fines artísticos o religiosos. Desde la danza de la lluvia al twerk, este movimiento en el espacio resulta una expresión de sentimientos individuales, o de símbolos de la cultura y la sociedad.

¿Porqué bailar es lo más?

1. Bailar cura el estrés, la depresión, el dolor de cabeza, cuello y hombros, la fatiga.

Un estudio nos explica que tras 8 meses de baile, las personas sometidas mejoraron su estado de ánimo, su autoestima y su capacidad para enfrentarse a problemas diarios, la mayoría de ellos inventados por nosotros mismos.

giphy-1

2. Bailar aumenta la flexibilidad, la capacidad de movimiento, la fuerza física y la resistencia.

Los movimientos repetitivos del baile también mejoran el tono muscular, corrigen posturas defectuosas y aumentan el equilibrio, la coordinación y la salud cardiovascular.

3.En el plano mental:

El baile es capaz de mejorar las capacidades sociales y de comunicación y al mismo tiempo desarrollar confianza y aliviar el miedo a mostrarse frente a un público.

giphy-3
4. Los niños:

Los más pequeños y los más bailongos son los niños, suelen moverse de forma natural y aprender patrones de movimientos con tanta facilidad como aprenden un idioma. Además, el baile puede considerarse como una forma de expresión muy eficaz desde una edad muy temprana.

5. La mente entrena igualmente que el cuerpo al bailar.

Un equipo de investigadores de la University College London (UCL), descubrió que en nuestro cerebro existe un “sistema espejo” que responde de forma diferente cuando vemos a un bailarín hacer una pirueta según estemos entrenados o no para ejecutar ese movimiento. Las neuronas que lo forman están “afinadas” para el repertorio de movimientos propio de cada individuo. Una de las principales conclusiones del hallazgo, según sus autores, es que atletas y bailarines podrían continuar entrenando mentalmente cuando sufren una lesión física.

giphy-5

6. Hay genes encargados del baile:

Tras analizar el código genético de distintos profesionales de la danza, en la Universidad Hebrea de Jerusalén han encontrado diferencias importantes en dos genes: el gen encargado de codificar el transportador de la seratonina un neurotransmisor que entre otras cosas contribuye a la experiencia espiritual, y un receptor de la hormona arginina-vasopresina, que según estudios recientes modula nuestra capacidad de comunicación social.

giphy-6

7. Bailar samba:

Una danza brasileña con raíces africanas, favorece un control del cuerpo que puede mejorar las habilidades motoras en actividades tan dispares como tocar un instrumento de percusión o jugar al fútbol. Lo mismo ocurre con otras danzas autóctonas tal que la Cumbia Colombiana y el Balaio Brasileño o el Ki koi kuo ku tshi tshi Japonés.  Según el doctor Tomoyuki Yamamoto y sus colegas del Insitito Avanzado para la Ciencia y la Tecnología de Japón, “ejercitar el movimiento de las caderas es esencial para mejorar la movilidad de otras zonas del cuerpo”,

8. Nuestros antepasados también tenían Días de Campo.

Geoffrey Miller, psicólogo evolutivo de la Universidad de Nuevo México (EE UU), cree que “música es lo que ocurre cuando un simio antropoide tropieza y entra en el paraíso evolutivo de la selección sexual desbocada, de la exhibición acústica compleja”

giphy-8

9. Se recomienda no parar de bailar nunca:

Científicos de la Universidad de Missouri (EE UU) han llegado a la conclusión de que bailar puede ser terapéutico al alcanzar la tercera edad, ya que mejora considerablemente el equilibrio y reduce el riesgo de caídas y lesiones.

10.  El baile es matemáticas, una coreografía es entonces una suma de cálculos.

En los años noventa una estudiante de ingeniería del popular Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), Diana S. Dhabi, decidió utilizar las matemáticas del caos para componer música a piano
giphy-9
vía: muyinteresante.es

Dejar respuesta

Once − 6 =