Para todo amante de la electrónica underground, el club berlinés Berghain es algo así como ir al Museo del Prado para un amante de la pintura.

Berghain es un club que hace las veces de catedral de la electrónica underground para clubbers de todo el mundo, que ya acumula más de 10 años de historia a sus espaldas. Heredero del club Ostgut, que permaneció abierto desde 1988 hasta 2003, está situado en el distrito berlinés de Friedrichshain, es conocido no sólo por la envergadura de sus invitados, sino también por suprimir algunas limitaciones sexuales y sociales. Peculiar no sólo por dentro, también lo es por fuera, ya que se encuentra ubicada en la antigua central eléctrica de la Alemania del Este. Ha sido calificada como “Capital Mundial del Techno” por muchos.

de-berghain-panorama-bar

El edificio es impresionante: puede acoger hasta 1500 asistentes, se divide en tres partes: una parte se dedica exclusivamente al público gay (en el sótano) mientras que la planta baja y la planta superior (conocida como el Panorama Bar) están abiertas a todo tipo de público.

Se trata de un lugar ajeno al tiempo, de hecho en el Panorama Bar las ventanas que tienen vistas a Berlín Este, nunca se abren para que los clubbers no se molesten por la luz del día. Por ello, perder la noción del tiempo es muy sencillo allí. En ocasiones, las persianas se abren durante un minuto, iluminando rostros y caras de susto en proporciones exactas.

Una de las cosas que cualquiera que haya estado te podrá contar, es la estricta política de entrada que imponen los porteros o sus inacabables colas. Mucha suerte si eres español y consigues entrar, parece ser que no somos su clientela preferida. Tal es la fama de estos porteros, que algunos de ellos ya conceden hasta entrevistas en medios especializados o hacen anuncios modelando para una colección de Hugo Boss. Su nombre Sven Marquardt y aquí su cara.

berghain bouncer

Hasta el New York Times le dedicó una página sobre personalidades a este intimidante portero, quien además de tener la cara cubierta con tatuajes, también tiene la boca repleta de dientes de oro. El periódico le comparó con el perro guardián de tres cabezas de la mitología griega, el «Cancerbero de la noche berlinesa».

A este señor no le faltan músculos. Marquardt es un sobreviviente de la escena punk y gay de la antigua Alemania comunista. Y, se sabe, ser punk y gay no tiene que ser muy fácil.

Además de trabajar en la entrada de Berghain, Marquardt es un fotógrafo famoso y se ha transformado en el enemigo más querido de muchos berlineses. Tanto es así que calcos con su rostro y un sonoro nein impreso se encuentran en muchas paredes de la ciudad y ya le dan el estatus de figura pop, ocupando no solo las calles sino también portadas de revistas a lo largo y ancho del planeta.

berghain bouncer

Las colas para entrar en el templo están garantizadas, y mientras avanza se puede ver un filtro feroz que deja a muchos de ellos con las ganas de pegarse un homenaje en el templo. La ambigüa y estricta política ha llevado a muchos a lucubrar sus propias teorías, incluso extensas listas de DO’s and DONT’s. Si algún color se recomienda, ese es el negro!

phpAi4pVdAM

Tal es la fauna y flora que se agolpa en las colas de Berghain, que algunos ilustradores dedican parte de su obra a ilustrar dichas escenas. Ahí va una muestra del italiano Nicola Napoli.

icon2_BH-640x458

El caso es que la cola está formada de tal forma, que los imponentes porteros pueden ver a los interesados en entrar desde varios metros, y la dificultad de atravesarla con éxito hace todavía más exclusivas y preciadas las sesiones que allí se celebran. Algunas de las recomendaciones son; vestir casual / ropa oscura / no fancy clothes / no ir en grandes grupos / no hablar mucho y menos en volumen español / no liarla (sentido común) / no aparentar signos obvios de embriaguez / no aparentar estar bajo los efectos de sustancias estupefacientes, y por último volver a recordar lo de “SENTIDO COMÚN”

berghain

Una vez en la puerta, las probabilidades de que esta conversación tenga lugar son muy altas.

-Sorry, you’re not getting in.

-Why?

-Because we decided.

Te puedes imaginar tu cara membrillo al quedarte a las puertas de una de las que se suponía que iba a ser una de tus mejores noches en Berlín. (Quien escribe estas lineas pudo pasar el filtro junto a otros dos españoles, por lo que se tuvo que ahorrar el disgusto). Pero no todos corren la misma suerte…

Así reaccionó el propio Felix Da Housecat cuando le negarón la entrada:

felix-da-housecat-vs.-berghain-640x695

Como podéis ver, ser un famoso artista internacional, no garantiza la entrada. Aunque si realmente se tiene que llegar a un consenso sobre todo esto, cualquier berlinés afirmaría que: no hay criterio para ser el afortunado que entra a Berghain. Ni pinta, ni sexo, ni lista, ni religión, ni raza, ni nada. Lo único cierto, aunque no absoluto, es que los grupos tienen menos posibilidades de entrar y los dealers todavía menos (dentro ya hay).

Berghain ha generado fama adicional por algunos de los acontecimientos “extra-musicales” que allí tienen lugar. No son motivo de sorpresa los actos sexuales dentro del club, ya que hay habilitadas algunas salas más oscuras de lo normal para que los asistentes puedan poner fin a los calentones provocados por la magia del alcohol y otras sustancias.

Aquí va el artwork de uno de sus últimos flyers. Explícito cuánto menos!

10353115_10155421012740541_7395458177973438335_n

Además sus largas horas de apertura han convertido al club de Berlín en el escenario perfecto para maratones hedonistas cada fin de semana. Incluso la oficina de turismo local destaca que «personas de todas las preferencias sexuales se abandonan al desenfreno en los cuartos oscuros». Berghain es, sin lugar a duda un club peculiar.

TOO MUCH HYPE, AL CLUB NO LE HACEN FALTA TURISTAS

En el otro lado de la pista principal hay una escalera que conduce al tercer nivel, donde está el Panorama Bar. Por muchos considerada como la mejor parte de la discoteca, dónde está el mejor color y el mejor sonido.

Está prohibido hacer fotos en el interior de todo el club. así que para los que todavía no hayan estado, compartimos un original mapa de Panorama Bar y como se distribuye su clientela en una de las salas más populares del club. Tal es la representación de clubbers españoles que hasta tenemos una mención!

karte_panoramabar_crowd

Para los más curiosos, os dejamos una imágen del inédito interior con su peculiar estilo industrial que bien parece sacado de la película Blade Runner.

1793683006_f5a0642a93_o

En una ocasión, un tipo grabó y subió a YouTube un video durante su paso por el interior del club y fue la misma comunidad de Berghain la que se encargó de trolearlo por traicionar la máxima que impera en el templo: lo que pasa en Berghain, se queda en Berghain.

En Berghain no hay espejos, la vanidad no tiene espacio porque lo importante no está en los demás ni en la apariencia, sino en la experiencia. Otra de las curiosidades del garitazo en cuestión, es que en uno de los bares venden guantes desechables. ¿para qué? No lo queremos saber.

Aunque la cola pueda parecer súper larga, haga frío, y te juegues un rechazo en la puerta, merece la pena. Si entras descubrirás unos de los lugares más míticos de la electrónica underground.

Para rematar este post, compartimos el documental realizado en 2006 bajo el título Don’t Forget to Go Home (título original Feiern) sobre la flamante escena berlinesa, dirigido por Maja Classen.

Dejar respuesta

3 × cuatro =