La decisión de qué hacer con tu cuerpo tras la muerte es algo que siempre trae algún quebradero de cabeza. A opciones como el entierro clásico con ceremonia y ataúd o la incineración con su posterior lanzamiento de cenizas a cualquier lugar especial, ahora tenemos que sumarle una un tanto peculiar: convertir tus restos en un vinilo.

La idea fue propuesta por Jason Leach en 2009, el mismo que más tarde afirmaría en una entrevista haberla creado simplemente por diversión. Pero al contrario de lo que esperaba Leach el negocio funcionó, y And Vinyly se ha convertido en una alternativa para aquellos que están cansados de las tradiciones.

Como en todo funeral, el coste no es bajo y existen múltiples variantes. El pack básico consta de 30 copias por el precio de 4.000 euretes, nada mal. En cuanto a los extras, si vas bien de billetes puedes contratar músicos que escriban un tema para ti, incluir una portada hecha por James Hague o incluso utilizar las cenizas de tu mascota para llevar todo esto a cabo.

En cuanto a la pregunta sobre qué puede sonar en dicho vinilo la respuesta es bien simple, cualquier cosa. Desde la canción que haya marcado tu vida hasta un mensaje que quieras dejar a tus predecesores, pasando por el último EP de Paco Osuna o el audio de un colega un sábado noche que tu te quedaste en casa y ha sonado hasta el fin de tus días, todo en 24 minutos de duración.

Dejando cuestiones de gustos a un lado, la pregunta que se nos queda a todos en la cabeza es: ¿estaríamos dispuestos a acabar de esta manera? Y en caso de estarlo, ¿qué sonaría?

Hearing Madge Trailer from Andrea Lewis on Vimeo.

Dejar respuesta

Once − Diez =