En esta casa somos muy de vinilos. El placer que produce sacar el plástico de la funda, ponerlo en el tocadiscos y ajustar la aguja para darle al play nos mola demasiado, pero ahora este proceso podría ser sustituido por algo más simple. El responsable de todo es Yves Béhar, considerado el diseñador industrial más influyente del mundo según la revista Forbes, y el proyecto recibe el nombre de Love.

Love es el primer tocadiscos inteligente, un aparato mínimo que encierra múltiples prestaciones. La manera simple de utilizarlo sería sustituyendo todos los pasos mencionados anteriormente por colocar el aparto encima del disco y darle al play. Lo más conveniente seguramente sea instalar una app para tu smartphone y controlarlo todo desde ella, sin necesidad de mover la aguja para saltar los temas. Pero lo mejor viene ahora, y es que además, también se puede conectar mediante Bluetooth o WiFi a altavoces, auriculares y demás aparatos que uno tenga por casa. En definitiva, un auténtico game-changing.

Llegar a verlo en cabinas todavía queda bastante lejos, pero para el salón de casa resulta perfecto. Es elegante, útil y mantiene el auténtico sonido del tocadiscos tradicional, ¿se puede pedir algo más? Para conocer los detalles más a fondo o incluso querer comprarlo pásate por aquí.

Dejar respuesta

19 − 1 =