La historia empezó en Valencia. LA RUTA. Tomo 3.

Este es la tercera parte del post, así que si no has visto la primera y la segunda, puedes hacerlo en este link: La historia empezó en Valencia. Tomo 1 y La historia empezó en Valencia. Tomo 2

Si no es el caso, seguimos con la historia:

SPOOK FACTORY

10259044_1478937719005570_8523015732866842656_n

En el año 1984, año en el que muchos de nosotros estábamos pensando si empezar a gatear o no, hizo aparición en la escena valenciana otra sala mítica. Anteriormente llamada San Francisco, y dedicada a gente más convencional, es decir, a pijos o niños pera, como por entonces se denominaban, Spook Factory hizo acto de presencia en la historia de la noche valenciana y española.

Esta sala ubicada en la pedanía valenciana de Pinedo, estaba situada mucho más cerca de la ciudad, y además en la misma carretera, por lo que a priori se le auguraba un gran éxito. Además empezó con la vocación de llegar al gran público. Pero no todo fueron alegrías.

history_0018

La sala, durante sus primeras sesiones apenas atraía gente. Fueron las circunstancias lo que provocó que le llegase el éxito. Las autoridades castigaron a Barraca y Chocolate a un mes de cierre por ciertos acontecimientos diversos y principalmente causados por denuncias por parte del Ayuntamiento de Sueca, situación de la cual se aprovechó Spook Factory.

Spook-601

Nunca volvió a estar vacía durante un solo fin de semana hasta al menos 1995 o 1996. Su pinchadiscos (término muy utilizado en los 70 y 80), o disc-jockey, se llamaba Juanito Torpedo, y la línea musical que llevaba estaba a medio camino entre las de Barraca y Chocolate, ya que se trataba de atraer a este tipo de público.

Sin embargo, quien consiguió darle gran notoriedad a las sesiones de Spook Factory, fue Fran Lenaers, que llegó poco después. El motivo fue que se trató del primer disc-jockey que junto a una gran selección musical, empezó a integrar una gran técnica en las mezclas a los platos con ese tipo de música variada.

fran

Hasta entonces, mezclar la música blanca cuadrando a la perfección los temas rock/pop/synth/techno como hacían los disc-jockeys de música negra no estaba bien visto y se solía pinchar “al corte” o mezclando los segundos finales con los iniciales del siguiente, pero no se mezclaban durante más tiempo solapados.

Fran Lenaers empezó usando también temas que servirían de base para otros, e incluso experimentó mezclando un mismo tema a la vez en dos platos que le imprimía un efecto especial. Todo ello con equipos de mezcla muy rudimentarios comparados con los actuales. Además, Fran Lenaers también fue con toda seguridad el responsable de cierto cambio musical progresivo.

No era tan devoto del pop y el rock como de la electrónica, y su especialidad era el techno y el ebm, la maquinaria alemana o belga (de ahí el término mákina, en realidad aún muy alejado de su significado despectivo y de lo que constituía bien entrados los 90) eran su principal argumento musical.

154232_167728759925114_2624549_n

La guitarra aún seguía presente, con grupos que se solían escuchar en salas como Barraca y Chocolate, pero con menor importancia que antes. En esta sala era habitual escuchar a gente como los Front 242, A Split Second, Front Line Assembly, Nitzer Ebb, Clan of Xymox, Severed Heads, Psyche, Vicious Pink, 16 Bit, y muchas otras formaciones de ebm y techno. Esto aún hizo ganar adeptos.

Además hubo otro factor que le aportó más éxito a la discoteca, y fue el hecho de ser la primera sala con un horario realmente amplio. Al principio empezó abriendo a las 6 de la mañana, hora a la cual recogía a gente venida de Barraca, Chocolate y otras discotecas, y de los bares de copas de la región, que por aquellos años solían cerrar muy tarde, a las 5 o 6 de la mañana muchos de ellos.

166827_10150373030880285_7563381_n

Sin embargo, posiblemente por su gran aceptación se decantó por adelantar su apertura por la noche (11pm-medianoche). Ante tan amplio horario, debido a la normativa vigente tenía que cerrar a primera hora de la mañana, pero solo durante media hora, y con el público dentro, las luces de limpieza encendidas y la música apagada, para retomar la sesión con posterioridad. Os podéis imaginar la bonita postal, verdad?

Tras esa media hora, las fiestas se alargaban hasta mediodía del día siguiente, aunque poco a poco ese horario de cierre fue alargándose hasta bien entrada la tarde del día siguiente. Spook Factory en sus inicios atraía a la mayor parte de su clientela los domingos de madrugada tras un sábado noche. Su clientela más especial acudía a partir de las 6 de la mañana. Sin embargo, con los años afianzó su sesión de viernes noche como su sesión principal, debido sin duda a que con los años la oferta de sábados noche y matinales de domingos aumentó drásticamente, pero no pasó en la misma medida con los viernes noche, con lo cual Spook Factory se hizo dueña de esa franja horaria.

180164_10150373036615285_652318_n

Poco a poco, debido a la pasividad o ignorancia de las autoridades en aquella época, y a los vacíos legales de una todavía inmadura legislación española a nivel de ocio nocturno, se fue obviando ese pequeño parón de media hora a primera mañana, y en los primeros años 90 llegó a abrir cada viernes desde medianoche hasta las 16pm del sábado.

168936_10150373037600285_5037374_n

Otros disc-jockeys destacados que pasaron por Spook Factory fueron, ya en los 90, Luis Bonías quien a día de hoy participa de forma activa en el grupo Factomanía, Arturo Witten, Manolo el Pirata, Juan Carlos Rucian quien aparece en la siguiente foto, o Vicente Mafia.

juanca

Para ir rematando esta tercera parte, os dejamos con la sesión de Manolo el Pirata del aniversario de la sala en 1993, disponible para descargar. A más de uno le saltarán las lágrimas al escucharla. Y todo gracias a radio 9 y su programa Bikini Nit Club, que fue quien la devolvió a la palestra.

Después de navegar sin piedad por la red de redes nos hemos encontrado de todo! En el foro de una web creada por y para los que vivieron LA RUTA,  contaba un viejo ex-rutero una de esas experiencias que te ponen la carne de gallina:

– Era  1989 y estábamos en el parking del Spook 3 amigos y yo  después de habernos pegado una buena fiesta  ,nos quedamos todos dormidos dentro de mi coche y cuando despertamos 4 horas después nos encontramos con el parking totalmente vació(desolado) y con el día  nublado , pero seguíamos escuchando música que salía de la  sala Spook  supuestamente cerrada ya a esas horas ,de repente vimos  salir de los cañaverales  una chica vestida de un blanco angelical y  esta se acercaba a duras penas a mi  coche , cuando llego a  la altura de la ventanilla nos miro , tenia los ojos  en blanco , (en serio no tenia iris ni pupilas) asustado arranque  el coche y nos fuimos  pitando del parking a todo tren . Mas tarde le comento  a mi  hermano mayor lo ocurrido y este me  respondió  “Ten cuidado con los vampiros del Spook “…

1517457_247674132101754_8018793805616867583_n

Leyendas, paranoias, delirios, la verdad es que las historias del Spook y su parking seguro guardan muchas anécdotas algunas de ellas que parecen sacadas de los libros de ultratumba de Edgar Alan Poe.

Otro forero comentaba sin tapujos  lo siguiente:

-Quería comentaros una historia que me pasó en Spook allá por el 87. En cierta ocasión a las 12 de la mañana después del Angelus que ponía Fran Lenaers  ex dj del Spook , para cerrar y con las luces ya encendidas (todo un alucine Spook con las luces dadas, era multicolor…) la peña empezó a golpear las columnas que rodeaban la pista cuadrada del Templo cantando el tema de Talking Heads que sonaba mogollón por aquella época, creo que era el Televisión Man. Allí no se iba ni Dios. Total, que de repente echaron algo por los conductos de ventilación y de repente notamos un escozor en los ojos, nariz y boca del copón. Toda la banda corriendo a la puerta. Spook se vació en 1 minuto. Pero al salir, diluvio universal, la gota fría o yo que se que era aquello, yo no había visto llover así nunca (a lo mejor era el pedo). Un rato en la puerta y para adentro otra vez. Ya se podía respirar bien. Me senté con mi colega en un sitio y de repente empezó a gotear del techo. Nos levantamos y acto seguido se derrumbo el techo donde habíamos estado sentados. Muy fuerte. Para habernos matado (de verdad), el caso es que con el cebollón que llevábamos lo vivimos todo como una aventura extraordinaria.  Además del flipe que era asomarte por el agujero del techo y ver el cielo.
Dios mío que pedos….

Historias como estas se darían unas cuantas veces. Seguro que tú, rutero que nos lees, tienes las tuyas!

Para acabar y como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos con el video de su octavo aniversario, allá por 1992 donde podrás ver los estilismos de la época, los bailes, y la música que sonaba por aquel entonces.

1 Comentario

Responder a La historia empezó en Valencia. LA RUTA. Tomo 4. | The Basement Cancelar respuesta

5 × 5 =