La historia empezó en Valencia. LA RUTA. Tomo 2.

Este es la segunda parte del post, así que si no has visto la primera, puedes hacerlo en este link: La historia empezó en Valencia. Tomo 1

Si no es el caso, seguimos con la historia:

CHOCOLATE

Poco después del comienzo de esta nueva y exitosa etapa en Barraca, que os comentábamos en el Tomo 1 de nuestra anterior entrega, apareció en escena otra discoteca, situada a apenas 200 metros de la primera. Se trataba de Chocolate.
Los responsables de esta discoteca, anteriormente dedicada a sonidos funky y que se venía llamando Chocolate Cream, y aun antes, nave donde se almacenaba arroz, no quisieron dejar pasar la oportunidad de atraer a este público tolerante, abierto y tremendamente hedonista. Pero en contraposición al colorismo de Barraca, Chocolate apostó por sonidos más oscuros y góticos, siguiendo una línea de eclecticismo musical.
Su ambientación iba a la par con la música, ya que a diferencia de Barraca, era una sala con una iluminación mucho más tenue en lo que era la pista de baile. Toni Vidal, más conocido como Toni El Gitano, fue su principal responsable musical esos primeros años, el cual pinchaba a gente como Bauhaus, Sisters of Mercy, Art of Noise, Throbbing Gristle, 400 Blows, Cabaret Voltaire, 1000 Mexicans, Anne Clark, Lords of The New Church, Snowy Red, Shriekback, Attrition, Alien Sex Fiend, Minimal Compact, Trisomie 21 y muchas otras rarezas de corte mayoritariamente siniestro y oscuro.
Aunque dado los tiempos que corrían, no faltaron sonidos más rabiosos como el punk-rock de los Ramones, o el garaje rock y psychobilly (mezcla de rockabilly y música gótica) de The Cramps o de The Meteors y otros grupos similares con mucho “guitarreo” post-punk como The Fall o Fuzztones.
En definitiva se trató durante varios años de la principal sala de psicodelia y de música oscura de la región, donde Toni Vidal pinchaba entre otras cosas temas muy avanzados que experimentaban con la mezcla del rock y la electrónica. También se programaron conciertos en esta discoteca. Pero una peculiaridad fue que al principio dichos conciertos se programaban al hacerse de día, a las 7 de la mañana, lo cual suponía un colofón a la sesión previa, y algo totalmente inédito.
Toni Vidal también se encargó de otra sala de gran importancia a mitad de los 80 como fue Isla. Tras unos años en cabina, Toni Vidal fue sustituido por José Conca en 1986 mientras que Toni Vidal empezó a pinchar en otra sala de Ribarroja llamada Bravatta, la cual años más tarde sería conocida como Don Julio / NOD.
jose conca & co
José Conca no tenía la peculiar visión musical de Toni Vidal, pero a cambio fue quien llevó a Chocolate la técnica depurada que había implantado Fran Lenaers en Spook y que estaba causando furor, hecho que hizo que Chocolate viviera una segunda etapa dorada a finales de los 80.
jose conca
Además, esta sala sirvió de continuación de la fiesta para muchos barraqueros, ya que cerraba unas horas más tarde que Barraca. En cualquier caso, también se ganó a su propio público devoto. Gente amante del cuero y el color negro.
523563_396024407133065_538235096_n
Chocolate se convirtió en el templo de la movida gótica que inundó Valencia y que fue importada directamente desde el Reino Unido por la gente que estaba relacionada con esta movida. Durante sus primeros años su fachada estuvo decorada en honor a su nombre, de color marrón oscuro y chorretones cayendo de la parte superior.
602614_395613067174199_1736263890_n
También cabe mencionar la aparición de pequeños clubs after-hours durante esta época (el término anglosajón after-hours en realidad no empezó a usarse hasta bien entrados los noventa). Fueron con toda probabilidad los primeros en España, para que todo este tipo de gente pudiera continuar con la “fiesta”, como la sala Looping, en la ciudad de Valencia, donde pinchó gente como el propio José Conca antes de pasar a ser disc-jockey de Chocolate, o Canteret, en Cullera, muy cerca de las salas Barraca y Chocolate. La sala Looping era una boîte llena de espejos y decoración recargada, una zona de sofás, y de un tamaño medio pero con techos muy bajos, donde se reunía la flor y nata de la época tras haber cerrado los principales locales. (más o menos como Excuse Me?)
Por las noches estaba dirigida hacia un público maduro con música de baile agarrado, pero en sus nuevas sesiones after-hours cambiaba totalmente de tipo de público y música. Estas discotecas after-hours acabaron sucumbiendo debido al progresivo alargamiento de los horarios de cierre de las salas más grandes, y especialmente por la aparición de la discoteca Spook Factory, de la cual se hablará en un nuevo episodio de LA RUTA.


Arriba tenéis un video que recoge algunas de las imágenes de la discoteca en cuestión, con sus gentes, sus músicas, sus bailes… para que os hagáis una idea de lo que ha llovido desde entonces.
228286_404810409587798_907966921_n
28740_398000426935463_393828665_n
Ahí van un flyer de la época, junto a la sesión del 13º aniversario a manos de Jose Conca. Corría el año 1993 y el sonido bakalao alcanzaba su máximo esplendor:
16214_403188979749941_212287132_n

Y por aquí un video ilustrativo de lo que se cocía en Chocolate allá por el final de los 90’s cuando el sonido Jumper y el Hardcore era lo que sonaba en la catedral. Menudas pintas!

Y para rematar el post y dedicado a los más nostálgicos, os dejamos con el cierre de la sala durante una época de la década de los 90. Lo que se conocía como “el CHAPE” así en mayúsculas. Una bomba de DLM! Si alguna vez pisaste Chocolate durante esta época, fijo que la recuerdas.

1 Comentario

Dejar respuesta

dieciseis + Once =